Estimados padres:

Debido a nuestra preocupación por la salud y el bienestar de sus hijos y de nuestro personal y según nuestra experiencia, los niños muy raramente o quizá nunca aprenden cuando asisten a la escuela enfermos. Es mucho mejor, si se quedan en sus hogares donde pueden recibir el cuidado necesario para recuperarse y regresar pronto a la escuela. Además, se protege así a los otros niños, a sus padres y al personal escolar.

Su niño se debería quedar en su casa si usted sospecha que está enfermo o si observa alguno de los siguientes síntomas: DIARREA , VÓMITO O NAUSEA, SARPULLIDO, INFECCIÓN O DOLOR DE OÍDOS, DOLOR DE GARGANTA, OJOS ENROJECIDOS O LLOROSOS, TEMPERATURA ELEVADA, DOLOR O CANSANCIO EN GENERAL.

Mantenga a su hijo en casa, por lo menos 24 horas después de haber tenido fiebre y 24 horas después de haber comenzado con antibióticos.

La atención inmediata y el aislamiento de un niño enfermo evitará que se prolongue la inasistencia de su niño y de otros.