El patio de recreo no es un lugar para cuidar niños, sino un espacio educativo y en tiempo lectivo en el que los niños desarrollan las capacidades, siguen educándose y por tanto desarrollando su personalidad. Es el lugar ideal para convivir y relacionarse y nosotros podemos proporcionarles diferentes juegos para que durante su desarrollo vivencien diferentes situaciones.

El recreo es un tiempo educativo. Sin lugar a duda el espacio del colegio en el que el juego tiene un espacio propio, un marco específico, es el patio de recreo. La actividad del recreo es en horario lectivo, y debe por ello potenciarse, como un elemento integrante de la actividad escolar y nunca debe considerarse como un tiempo libre o "tiempo muerto".

Jugando. el niño se educa y se forma con placer. ¿Por qué no potenciarlo? El recreo es un momento educativo con muchos componentes psicomotrices, sociomotrices y sobre todo relacionales que inciden grandemente en el desarrollo de la personalidad del niño. Sin duda, el desarrollo potencial de las capacidades relacionales que se viven en el patio de recreo son evidentes: relaciones entre los alumnos y los objetos, entre los propios niños y entre los niños y los adultos.

 

 1541004349325758